En español In English Contacto
 
 
 
 
 

Enfermedad de Cushing

El síndrome de Cushing es un trastorno que produce niveles elevados de cortisol, una hormona esteroide, en el cuerpo. La enfermedad de Cushing, parte del síndrome de Cushing, implica una liberación excesiva de cortisol debido a un tumor no cancerígeno en la glándula pituitaria (adenoma) ubicado en el cerebro. El cortisol ayuda a regular el metabolismo de las grasas y de la glucosa, la respuesta al estrés y la respuesta a la inflamación. De manera similar a un termostato que controla la temperatura, la glándula pituitaria envía una señal al cuerpo para disminuir la producción de cortisol (y otras hormonas) cuando ya se ha liberado la cantidad suficiente. No obstante, en las personas que padecen la enfermedad de Cushing, el tumor anula la respuesta del cuerpo, y la producción de cortisol no se detiene.

La enfermedad de Cushing es la causa natural más común del síndrome de Cushing, que explica alrededor del 60 al 70 por ciento de estos casos. Se estima que 39 en un millón de personas padecen esta enfermedad, y las mujeres presentan mayor probabilidad que los hombres de desarrollarla1. Sin embargo, los pacientes con síntomas leves pueden no estar diagnosticados.

Las evaluaciones de diagnóstico incluyen los niveles de cortisol en sangre, en orina y/o en saliva en diferentes momentos del día. También se realizarán análisis de sangre para detectar el nivel de otras hormonas, como la hormona adrenocorticotropina (ACTH). Una vez confirmados los niveles elevados de cortisol, es posible que se realice una resonancia magnética del cerebro para buscar tumores que secreten hormonas.

Los signos y síntomas de la enfermedad de Cushing incluyen, entre otros, los siguientes:

  • obesidad en la parte superior del cuerpo (encima de la cintura) y brazos y piernas delgados;
  • cara rellena, redonda (cara de luna) y enrojecida;
  • depósitos de grasa anormales (“joroba de búfalo”);
  • marcas de estiramiento rojas o moradas (estrías);
  • tasa de crecimiento lento en niños;
  • acné o infecciones de la piel;
  • formación de moretones con facilidad;
  • adelgazamiento de los huesos, que puede producir fracturas;
  • músculos débiles;
  • depresión o ansiedad;
  • aumento de la sed y de la necesidad de orinar; y
  • aumento de la presión arterial.
  • Las mujeres pueden experimentar lo siguiente:
    • excesivo crecimiento de pelo en la cara, en el pecho, en el cuello, en el abdomen y en los muslos; e
    • irregularidades menstruales.
    • Los hombres pueden experimentar lo siguiente:
      • disminución del deseo sexual e
      • impotencia.

El tratamiento farmacológico actual para la enfermedad de Cushing en Accredo incluye lo siguiente:

  • Signifor
    • Signifor está aprobado por la Administración de Drogas y Alimentos de los EE. UU. (Food and Drug Administration, FDA) para el tratamiento de hipercortisolismo pituitario dependiente.

Referencias

  1. Feelders, Richard A., Sonya J. Pulgar, Angela Kempel y Alberto M. Pereira. “The Burden of Cushing’s Disease (CD)” (El agobio de la enfermedad de Cushing). European Journal of Endrocrinology (2012): 1-47. European Journal of Endrocrinology. 22 de junio de 2012. Sitio web. 8 de julio de 2014.
 

Compartir esta página

cerrarcerrar