En español In English Contacto
 
 
 
Patrocinadores del plan
 
Atención al paciente

Brindar la mejor atención al paciente es nuestra mayor prioridad en Accredo. Nuestros programas integrados de educación del paciente, el apoyo clínico permanente y el control de los efectos secundarios garantizan que cada paciente recibe la atención extraordinaria que nos diferencia de otros proveedores de medicamentos especializados.

Ahorros en los costos

Los patrocinadores del plan ahorran dinero al administrar sus gastos en medicamentos especializados a través de Accredo. Nuestro enfoque en la atención total del paciente significa que los pacientes reciben los medicamentos más eficaces y asequibles mientras que nos aseguramos de que la utilización sea la adecuada, administramos los costos unitarios, evitamos el malgasto y reducimos los gastos médicos relacionados.

Diseño de planes personalizados para satisfacer sus necesidades

Con un prestigioso legado de alineación con el patrocinador del plan, Accredo ofrece programas que son flexibles y están personalizados para satisfacer las necesidades específicas de su organización. Trabajamos en estrecha colaboración con su organización para definir sus metas y objetivos generales, y desarrollar un plan estratégico para su programa personalizado de administración de medicamentos especializados.

Comodidad

La facilidad de uso, para el paciente, el médico y el patrocinador del plan, es fundamental para implementar y mantener un programa eficaz de medicamentos especializados. Ofrecemos flexibilidad en el diseño del plan y logramos una transición suave con comunicaciones frecuentes, dirigidas y detalladas para los pacientes, los médicos y los patrocinadores del plan durante la implementación.

Afecciones

Accredo trabaja en todos los niveles del sistema de atención sanitaria para ofrecer soluciones de administración de terapias a los pacientes con afecciones crónicas y complejas, incluidas, entre otras:

  • Asma
    • Asma

      El asma es una afección pulmonar crónica que afecta a aproximadamente 20 millones de personas en los EE. UU. En las personas asmáticas, las vías respiratorias son muy sensibles, y ciertos factores desencadenantes provocan su inflamación o hinchazón. Esta inflamación puede causar tos, sibilancia y otras dificultades respiratorias. Los síntomas de asma pueden variar desde una molestia leve hasta una emergencia potencialmente mortal. No existe una cura para el asma, pero los medicamentos y otros tratamientos pueden ayudar a mantener los síntomas bajo control.

  • Trastornos de sangrado
    • Trastornos de sangrado

      Un trastorno de sangrado es una afección que impide la correcta coagulación de la sangre. Hay varios tipos de trastornos de sangrado, entre ellos, la hemofilia, la enfermedad de Von Willebrand y otras deficiencias de factores que son muy poco frecuentes. Estos trastornos pueden ser de leves a graves, y la mayoría son hereditarios. Normalmente, en el cuerpo hay varias proteínas o varios factores que trabajan de manera conjunta durante el proceso de coagulación de la sangre. En las personas con trastornos de sangrado, uno o más de estos factores están dañados o no están presentes. Esto puede retardar la coagulación después de un accidente o una lesión, y aumentar la pérdida de sangre. El tratamiento más común de los trastornos de sangrado consiste en el reemplazo del factor que está dañado o no está presente en la sangre, lo que también se conoce como terapia de reemplazo del factor. Las personas que tienen trastornos de sangrado trabajan con sus médicos para determinar el mejor ciclo de tratamiento.

  • Enfermedad de Crohn
    • Enfermedad de Crohn

      La enfermedad de Crohn es una afección inflamatoria crónica que afecta el tubo digestivo. A menudo, los síntomas varían de leves a intensos, y pueden incluir heces blandas, dolor de estómago y cólicos, pérdida de peso, sangrado rectal y úlceras.  Más de medio millón de estadounidenses viven con enfermedad de Crohn. Los médicos creen que la enfermedad de Crohn puede deberse tanto a factores genéticos familiares como a factores ambientales, por ejemplo, los microbios y el tabaquismo. No existe una cura para la enfermedad de Crohn; sin embargo, un plan de tratamiento adecuado puede ayudar a reducir la inflamación y mantener los síntomas bajo control.

  • Fibrosis quística
    • Fibrosis quística

      La fibrosis quística es una afección que se transmite genéticamente y hace que el moco se vuelva denso y adherente en todo el cuerpo. Este moco puede acumularse en los pulmones y otros órganos, y a menudo causar infecciones graves y el deterioro de la salud. Con el tiempo, estas infecciones pueden provocar daño pulmonar permanente. La fibrosis quística puede causar síntomas como dificultad para respirar, tos y mucosidad en las vías respiratorias, y problemas digestivos, tales como dolor de estómago, retraso del crecimiento, pérdida de peso y carencias nutricionales. No existe una cura para la fibrosis quística; sin embargo, hay muchas opciones de tratamiento disponibles para evitar que la enfermedad empeore, para que los pacientes se mantengan lo más sanos posibles y para prolongar la vida.

  • Hormona del crecimiento
    • Hormona del crecimientoLa hormona del crecimiento es un péptido aminoácido natural que ayuda a que el cuerpo crezca y mantenga la cantidad correcta de músculos y huesos. Durante la niñez, se produce el nivel más alto de secreción de la hormona del crecimiento, que luego se reduce con la edad. Hay muchas afecciones médicas que se deben a la falta de la hormona del crecimiento, y algunas son muy graves. Muchas de estas enfermedades pueden tratarse con una hormona artificial del crecimiento, llamada somatropina.
  • Hepatitis
    • Hepatitis

      El virus de la hepatitis C infecta el hígado, lo que provoca su inflamación (hinchazón).  Algunas personas con hepatitis C nunca tienen complicaciones graves; sin embargo, hasta el 85 % de las personas infectadas desarrollarán hepatitis C crónica. Después de años de infección, en el hígado suelen formarse cicatrices (lo que se conoce como cirrosis), que puede causar insuficiencia hepática y cáncer en algunos pacientes. Más de 3 millones de personas en los EE. UU. están luchando contra la hepatitis C con un gran número de individuos nacidos entre 1945 y 1965 que contrajeron el virus. Hay medicamentos que ayudan a combatir la infección y evitar las complicaciones de la hepatitis C, pero es posible que su uso sea todo un desafío.

  • Trastornos inmunitarios
    • Trastornos inmunitarios

      Los pacientes con trastornos por inmunodeficiencia primaria no tienen capacidad para combatir las infecciones. Las infecciones de los oídos y los senos paranasales, la neumonía y otras infecciones crónicas son frecuentes. Además, los pacientes son más susceptibles a contraer infecciones potencialmente mortales, como meningitis o septicemia. El objetivo de la terapia con inmunoglobulina de por vida es prevenir esas infecciones y las complicaciones asociadas.

  • Esclerosis múltiple
    • Esclerosis múltiple

      La esclerosis múltiple es un trastorno autoinmune que afecta las funciones sensoriales (es decir, el tacto, el gusto, el olfato) y las funciones motoras (es decir, la marcha) del sistema nervioso central. La afección empeora progresivamente con el tiempo si no se trata eficazmente. Hay varios tipos de esclerosis múltiple; sin embargo, aproximadamente el 85 % de las personas afectadas por la enfermedad tienen esclerosis múltiple recidivante-remitente. Esto implica que los pacientes sufren ataques repentinos impredecibles, seguidos de períodos durante los cuales los síntomas no empeoran. Los síntomas de esclerosis múltiple varían desde los leves, como entumecimiento o fatiga, hasta los graves, como pérdida de la visión o dificultad para caminar. En los EE. UU., unas 400.000 personas viven con esta enfermedad, y hay tres veces más mujeres que hombres afectados. Generalmente, la afección se diagnostica entre los 20 y los 50 años. Aunque no existe una cura, los medicamentos pueden ayudar a reducir la inflamación y prolongar los intervalos de tiempo entre cada ataque.

  • Oncología
    • OncologíaLa oncología es la rama de la medicina que se ocupa del tratamiento del cáncer. que es el crecimiento descontrolado de células anormales en el cuerpo. Existen cientos de tipos de cáncer, que en general reciben su nombre según el órgano o el tejido donde se desarrolla la enfermedad. Se calcula que los casos nuevos de cáncer en los Estados Unidos en 2012 ascienden a 1,7 millones. Los más frecuentes son el cáncer de pulmón, el de colon, el de próstata y el de seno. Además, esta enfermedad puede diseminarse o metastatizarse a otras partes del cuerpo.
  • Psoriasis
    • Psoriasis

      La psoriasis es una afección autoinmune crónica y recurrente que afecta la piel. Provoca el crecimiento rápido de las células de la piel lo que causa áreas de piel gruesas, secas y decoloradas. La psoriasis en placas es la forma más frecuente de esta afección. Comúnmente, las placas se forman en las rodillas y los codos, pero pueden afectar cualquier área del cuerpo.  La gravedad varía entre una persona y otra, y puede mejorar o empeorar con el tiempo.  Para algunos, solo se trata de una molestia, y, para otros, puede ser dolorosa, incómoda y debilitante. Más de 7 millones de personas viven con psoriasis. Si bien no hay una cura, hay muchos medicamentos destinados a enlentecer la producción de células de la piel y reducir la inflamación.

  • Hipertensión pulmonar
    • Hipertensión pulmonar

      La hipertensión arterial pulmonar (PAH) es una enfermedad que afecta el corazón y los pulmones. Provoca el aumento de la presión de las arterias pulmonares que transportan la sangre desde el corazón hasta los pulmones. Este aumento de la presión hace que se acumule oxígeno en los pulmones.

  • Respiratoria
    • Respiratoria

      El virus sincitial respiratorio es una infección muy contagiosa de los pulmones y las vías respiratorias que afecta a los niños pequeños. Casi todos los niños contraen este virus antes de cumplir los dos años, y, la mayoría de las veces, los síntomas se limitan a los del resfrío común. En los bebés prematuros y en aquellos con afecciones pulmonares, cardíacas o inmunológicas, el virus sincitial respiratorio puede ser grave y requerir la hospitalización hasta que los síntomas mejoren. Hay medicamentos que pueden ayudar a evitar la infección por el virus sincitial respiratorio en los niños que tienen alto riesgo.

  • Artritis reumatoide
    • Artritis reumatoideLa artritis reumatoide (AR) es una enfermedad inflamatoria crónica que produce dolor y daño en las articulaciones. En las personas con AR, el sistema inmunitario ataca el tejido que recubre las articulaciones lo que provoca hinchazón y, a su vez, dolor crónico, pérdida de la funcionalidad y deformación articular. Con mayor frecuencia, la AR afecta las articulaciones más pequeñas de las manos y los pies, lo que puede dificultar la realización de las tareas cotidianas. Más de un millón de adultos en los Estados Unidos viven con AR, y las mujeres tienen dos a tres veces más probabilidades de que se les diagnostique la enfermedad. Si bien no existe una cura para la AR, hay muchos medicamentos que pueden reducir el dolor y la inflamación de las articulaciones, y algunos de ellos permiten retrasar el avance de la enfermedad.
  • Trasplantes
    • Trasplantes

      Un trasplante de órgano es el reemplazo de un órgano que no funciona correctamente por uno más sano. Los órganos que se trasplantan con mayor frecuencia son el corazón, el pulmón, el hígado, el páncreas, el riñón y los intestinos. En algunos casos, el cuerpo percibe al órgano trasplantado como una amenaza y rechaza el órgano nuevo. Esto puede ocurrir en cualquier momento después del trasplante. Los pacientes trasplantados suelen tomar inmunodepresores para atenuar la reacción del sistema inmunitario y ayudar a evitar el rechazo del trasplante.

Asma

El asma es una afección pulmonar crónica que afecta a aproximadamente 20 millones de personas en los EE. UU. En las personas asmáticas, las vías respiratorias son muy sensibles, y ciertos factores desencadenantes provocan su inflamación o hinchazón. Esta inflamación puede causar tos, sibilancia y otras dificultades respiratorias. Los síntomas de asma pueden variar desde una molestia leve hasta una emergencia potencialmente mortal. No existe una cura para el asma, pero los medicamentos y otros tratamientos pueden ayudar a mantener los síntomas bajo control.

 

 

Nuestros gerentes de cuentas ofrecen un programa personalizado de medicamentos especializados para satisfacer las necesidades únicas de los clientes responsables de los pagos y los planes de salud. Para comenzar a trabajar con nosotros, complete la información más abajo y haga clic en Enviar, y un gerente de cuentas de Accredo se comunicará con usted. También puede enviarnos un correo electrónico a sales_info@accredo.com.

 

Compartir esta página

cerrarcerrar