Esclerosis múltiple

La esclerosis múltiple es un trastorno autoinmune que afecta las funciones sensoriales (es decir, el tacto, el gusto, el olfato) y las funciones motoras (es decir, la marcha) del sistema nervioso central. La afección empeora progresivamente con el tiempo si no se trata eficazmente. Hay varios tipos de esclerosis múltiple; sin embargo, aproximadamente el 85 % de las personas afectadas por la enfermedad tienen esclerosis múltiple recidivante-remitente. Esto implica que los pacientes sufren ataques repentinos impredecibles, seguidos de períodos durante los cuales los síntomas no empeoran. Los síntomas de esclerosis múltiple varían desde los leves, como entumecimiento o fatiga, hasta los graves, como pérdida de la visión o dificultad para caminar. En los EE. UU., unas 400.000 personas viven con esta enfermedad, y hay tres veces más mujeres que hombres afectados. Generalmente, la afección se diagnostica entre los 20 y los 50 años. Aunque no existe una cura, los medicamentos pueden ayudar a reducir la inflamación y prolongar los intervalos de tiempo entre cada ataque.